viernes, 21 de abril de 2017

Tiempo de Pascua: Domingo 2º - Ciclo A



2º DOMINGO DE PASCUA "FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA"


¡¡¡JESÚS CONFIO EN TÍ!!!




Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (2,42-47):


LOS hermanos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones.
Todo el mundo estaba impresionado, y los apóstoles hacían muchos prodigios y signos. Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en común; vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno.
Con perseverancia acudían a diario al templo con un mismo espíritu, partían el pan en las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón; alababan a Dios y eran bien vistos de todo el pueblo; y día tras día el Señor iba agregando a los que se iban salvando.



Palabra de Dios

Salmo

Sal 117,2-4.13-15.22-24


R/. Dad gracias al Señor porque es bueno, 
porque es eterna su misericordia



Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia. R/. 



Empujaban y empujaban para derribarme,
pero el Señor me ayudó;
el Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación.
Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos. R/. 



La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
Éste es el día que hizo el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo. R/.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,3-9):


BENDITO sea Dios, Padre de nuestro Señor, Jesucristo, que, por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha regenerado para una esperanza viva; para una herencia incorruptible, intachable e inmarcesible, reservada en el cielo a vosotros, que, mediante la fe, estáis protegidos con la fuerza de Dios; para una salvación dispuesta a revelarse en el momento final.
Por ello os alegráis, aunque ahora sea preciso padecer un Poco en pruebas diversas; así la autenticidad de vuestra fe, má preciosa que el oro, que, aunque es perecedero, se aquilata a fuego, merecerá premio, gloria y honor en la revelación de Jesucristo; sin haberlo visto lo amáis y, sin contemplarlo todavía, creéis en él y así os alegráis con un gozo inefable y radiante, alcanzando así la meta de vuestra fe: la salvación de vuestras almas.



Palabra de Dios

Evangelio del domingo

97

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-31):


AL anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en
medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
«Hemos visto al Señor».
Pero él les contestó:
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
«Paz a vosotros».
Luego dijo a Tomás:
«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».
Contestó Tomás:
«Señor mío y Dios mío!».
Jesús le dijo:
«¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.



Palabra del Señor

sábado, 15 de abril de 2017

Tiempo de Pascua : Domingo de la Resurrección del Señor-Ciclo A


Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (10,34a.37-43):


En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos que él había designado: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos. El testimonio de los profetas es unánime: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados.»


Palabra de Dios

Salmo

Sal 117,1-2.16ab-17.22-23


R/. Éste es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo



Dad gracias al Señor porque es bueno, 
porque es eterna su misericordia. 
Diga la casa de Israel: 
eterna es su misericordia. R/.



La diestra del Señor es poderosa, 
la diestra del Señor es excelsa. 
No he de morir, viviré 
para contar las hazañas del Señor. R/.



La piedra que desecharon los arquitectos 
es ahora la piedra angular. 
Es el Señor quien lo ha hecho, 
ha sido un milagro patente. R/.




Secuencia


Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la Víctima
propicia de la Pascua.



Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
a Dios y a los culpables
unió con nueva alianza.



Lucharon vida y muerte
en singular batalla,
y, muerto el que es la Vida,
triunfante se levanta.



«¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?»
«A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,



los ángeles testigos,
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!



Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua.»



Primicia de los muertos,
sabemos por tu gracia 
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda.



Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a tus fieles parte
en tu victoria santa.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,1-4):


Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria.


Palabra de Dios

Evangelio

Evangelio según san Juan (20,1-9), del domingo, 16 de abril de 2017
0

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,1-9):


El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. 
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.



Palabra del Señor

viernes, 14 de abril de 2017

MIRARAN AL QUE TRASPASARON (Jn. 19, 37)




Estimados Hermanos: Paz y Bien.

Cuando nos disponemos a Celebrar el Santo Triduo Pascual, donde todo está centrado en contemplar y vivir el Misterio más grande de nuestra fe, os invito a poder hacer nuestro los sentimientos de Cristo “Que siendo Dios, se despojo de su rango tomando la condición de esclavo.” (Flp. 2.6 s) Al hacerse hombre como nosotros asumió todo exactamente como nosotros menos en el pecado. Todo por amor a nosotros los hombres.
El Jueves Santo en esa última Cena con los Apóstoles, allí en la intimidad y lejos de la muchedumbre, Jesús nos regala lo más grande que posee la Iglesia, La Eucaristía: “Tomad y comed esto es mi Cuerpo que se entrega por vosotros. Tomad y bebed todos de él porque esta es mi Sangre, de la Alianza nueva y eterna… Haced esto en memoria mía…” (Mt. 26,26 s.)
Y nos enseña a ponernos a los pies de los hermanos, con el Lavatorio de los pies, Jesús nos invita a servir a los demás, este gesto nos ayuda a descubrir al Mesías que “No vino a ser servido, sino a servir” ( Mt. 20, 28).
El Viernes Santo nos hace presente, toda la trama del rechazo de Jesús, por las autoridades y del pueblo judío. Prefieren que libere a Barrabas que al propio Mesías, el enviado del Padre. Con esta expresión: “Crucifícalo” (Mt. 27, 22) lo han dicho todo.
Al contemplar a Cristo en la Cruz, solo nos queda el silencio respetuoso, el ver que ahí está la expresión máxima del Amor, San Juan lo expresa con esta frase: “Nos amó hasta el extremo” (Jn. 13,1 b )
Que al adorar a Cristo crucificado podamos descargar en el todos nuestros sufrimientos, angustias y pedirle que Él que ha cargado con nuestros pecados nos ayude a vivir en la dignidad de los hijos de Dios.
El Sábado Santo es un día de Silencio y de espera, el sepulcro de Jesús no es para siempre, es transitorio. Por eso por la noche la Iglesia entera gritara a los cuatro vientos que el sepultado ha Resucitado.
Es el anuncio que escuchan las mujeres, el Primer día de la Semana, cuando van al Sepulcro:” ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive). No está aquí ha resucitado”. (Lc. 24, 5 – 6)
Es la gran alegría de todos. La Resurrección nos abre una nueva vida. La vida del Amor que vence al odio, la vida de la Luz que vence la oscuridad, la vida la Alegría que vence la tristeza.
Como dicen los hermanos de Jerusalén cuando se saludan en el tiempo Pascual: ·”Cristo ha Resucitado” el otro contesta “Verdaderamente ha Resucitado”.
Feliz Pascua a todos que el Señor nos ayude a vivir la Alegría de la Pascua y sepamos comunicarla a todos.

Un abrazo y que el Señor os bendiga.

jueves, 6 de abril de 2017

Semana Santa en la Parroquia, horario celebraciones



SEMANA SANTA EN JESUS MAESTRO

La bendición de los Ramos será el Domingo día 9 de abril a las 11:00  en la plaza de la Calle Alfonso Solans nº 3 (Edificios Blancos).


La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año. Sin embargo, para muchos católicos se ha convertido sólo en una ocasión de descanso y diversión. Se olvidan de lo esencial: esta semana la debemos dedicar a la oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae.

Para vivir la Semana Santa, debemos darle a Dios el primer lugar y participar en toda la riqueza de las celebraciones propias de este tiempo litúrgico.

A la Semana Santa se le llamaba en un principio “La Gran Semana”. Ahora se le llama Semana Santa o Semana Mayor y a sus días se les dice días santos. Esta semana comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua.

Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al Sacramento de la Penitencia en estos días para morir al pecado y resucitar con Cristo el día de Pascua.

Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.

La Semana Santa fue la última semana de Cristo en la tierra. Su Resurrección nos recuerda que los hombres fuimos creados para vivir eternamente junto a Dios.

Domingo de Ramos:


Celebramos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Por esto, nosotros llevamos nuestras palmas a la Iglesia para que las bendigan ese día y participamos en la misa.


Jueves Santo:

Día 13 de abril a las 18:00 Celebración de la Cena del Señor
Este día recordamos la Última Cena de Jesús con sus apóstoles en la que les lavó los pies dándonos un ejemplo de servicialidad. En la Última Cena, Jesús se quedó con nosotros en el pan y en el vino, nos dejó su cuerpo y su sangre. Es el jueves santo cuando instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio. Al terminar la última cena, Jesús se fue a orar, al Huerto de los Olivos. Ahí pasó toda la noche y después de mucho tiempo de oración, llegaron a aprehenderlo.

Viernes Santo:

Día 14 de abril a las 17:00 Celebración de la Muerte del Señor
Ese día recordamos la Pasión de Nuestro Señor: Su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilato; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Lo conmemoramos con un Via Crucis solemne y con la ceremonia de la Adoración de la Cruz.


Sábado Santo o Sábado de Gloria:
15 de abril a las 22:30 Solemne Vigilia Pascual
Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza pues no tenemos a Jesús entre nosotros. Las imágenes se cubren y los sagrarios están abiertos. Por la noche se lleva a cabo una vigilia pascual para celebrar la Resurrección de Jesús. Vigilia quiere decir “ la tarde y noche anteriores a una fiesta.”. En esta celebración se acostumbra bendecir el agua y encender las velas en señal de la Resurrección de Cristo, la gran fiesta de los católicos.

Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua:
16 de abril a las 09:00 12:30 y 19:00 

Es el día más importante y más alegre para todos nosotros, los católicos, ya que Jesús venció a la muerte y nos dio la vida. Esto quiere decir que Cristo nos da la oportunidad de salvarnos, de entrar al Cielo y vivir siempre felices en compañía de Dios. Pascua es el paso de la muerte a la vida.



Sugerencias para vivir la Semana Santa

  • Asistir en familia o a los oficios y ceremonias propios de la Semana Santa porque la vivencia cristiana de estos misterios debe ser comunitaria.
  • Poner algún propósito concreto a seguir para cada uno de los días de la Semana Santa.